Historia

Nuestro tío Francisco falleció en el 2016, justo cuando decían que estábamos saliendo de la crisis.

Paco como le llamaba todo el mundo era, entre otras muchas cosas, rotulista de profesión. Durante décadas fabricó en su taller algunos rótulos para comercios de la ciudad de Madrid. Con los años nos hemos dado cuenta que no sabemos cuáles rótulos de la ciudad eran suyos, probablemente la mayoría hayan desaparecido o estén a punto de su extinción.

Paco Graco quiere ser un homenaje a nuestro tío Paco. A él y a todos los rótulos comerciales de Madrid. A aquellos artesanos que con su trabajo nos han contado Madrid y sus lugares, nos han ayudado a contarnos a nosotros mismos.

Madrid no sería Madrid sin sus rótulos: rótulos los hay y los ha habido de todo tipo (feos, lúgubres, baratos, elegantes, ininteligibles, hermosos, vetustos, divertidos…), cada uno de ellos, así como los comercios que cuidaban, han hecho de la ciudad un lugar rico de historias y anécdotas que no estamos dispuestos a perder.

Desde hace unos años, está desapareciendo gran parte del imaginario de rótulos y comercios de Madrid. Cuando se tiran esos rótulos, se tiran las historias de esos comercios, de sus clientes y de sus dueños. Se tira la memoria de nuestra ciudad. Con el cierre de esos comercios, también perdemos diversidad comercial, urbana y callejera: cuando sólo queden franquicias, nadie creerá que en nuestras calles algún día hubo negocios familiares, comercios especializados, almacenes de materiales de construcción, y toda clase de tiendas de primera necesidad.

Por esos nos hemos decidido a recuperar todos los rótulos de los comercios que van cerrando en la ciudad (feos, bonitos, históricos, recientes, de cualquier material), con el objetivo de algún día lograr un museo permanente de rótulos de Madrid. Desmontamos o recogemos todos los rótulos que van a desaparecer o están en peligro de extinción.

PACO GRACO Pretende generar un archivo vivo de rótulos, tanto de los rótulos que aún están en la calle, como de aquellos rescatados de locales que los desechan cuando cambian de negocio.

Si conoces algún rótulo que esté amenazado, llámanos. Iremos a recogerlo.